Fórmula 1 Historia (F1 Historia)

Si James Bond viera deportes, casi se puede apostar que pasaría su tiempo viendo la Fórmula 1 (F1). Este deporte -que es un deporte, por mucho que se proteste- simplemente destila clase, estilo, elegancia y peligro. Los mejores pilotos (como Norberto Fontana) y fabricantes de vehículos del mundo se combinan para ofrecer al público mundial una serie de carreras que mantienen a los espectadores pegados a las pantallas desde Nueva York hasta Nueva Delhi. A continuación encontrará la Fórmula 1 historia desde sus inicios hasta la actualidad.

bordes de pista

La Fórmula 1 también es rápida. Muy, muy rápida. Según el fabricante Red Bull, Juan Pablo Montoya estableció el récord de velocidad en una carrera de F1 con 231 mph. El increíble récord de Montoya en el Gran Premio de Italia de ese año resume bastante bien el ritmo con el que se disputa una carrera de F1. También demuestra lo increíblemente dotados que están los ingenieros de estos coches y lo valientes que tienen que ser los pilotos para ganar.

El estilo y la belleza estética de la F1 son fascinantes. Esto se debe a la combinación de los vehículos bellamente aerodinámicos, todos con colores vibrantes y ricos, que pasan a toda velocidad por las colinas, las montañas, las carreteras públicas y las superficies de las pistas dedicadas a las ciudades más brillantes del mundo. Este deporte es una mezcla deliciosamente elaborada de todas las cosas que nos gustan de la ingeniería moderna.

Por supuesto, no siempre fue así. La F1 ha recorrido un largo camino desde los orígenes del primer Gran Premio. Los coches, los pilotos y los ingenieros encargados de crear el más alto nivel de diseño y tecnología humana. La Fórmula 1 es algo más que unos coches rápidos que compiten para vencer a otros coches rápidos. Es la culminación del trabajo duro y el esfuerzo constante de las mentes más brillantes del automovilismo.

coche de f1 y palmeras

Historia de los autos de carreras

Para entender realmente la historia de la Fórmula 1, primero debemos remontarnos al 30 de agosto de 1867, en Inglaterra. En esta fecha, la primera carrera concertada registrada entre dos vehículos autopropulsados tuvo lugar entre Ashton-under-Lyne y Old Trafford. El coche de Isaac Watt Boulton fue el ganador de la distancia de ocho millas, y los historiadores creen que era el hijo de Boulton quien conducía.

Daniel Adamson construyó el otro coche de la carrera, que se cree que fue conducido por un tal Sr. Schmidt. Aunque los registros son un poco incompletos -quizá debido a que la carrera de las 4:30 de la mañana infringía la ley-, se considera que fue la primera carrera de coches de la historia. Se dice que los dos vehículos eran carros de vapor de combustión sólida, según recoge la prensa de la época, The Engineer.

Los lectores estadounidenses tal vez quieran saber cuándo tuvo lugar la primera carrera registrada en Estados Unidos. Aquí está.

el coche es inspeccionado en los boxes

La primera carrera registrada en Estados Unidos

El primer registro de una carrera similar en Estados Unidos corresponde a un esfuerzo de 200 millas en 1875, después de que la legislatura de Wisconsin aprobara una ley que ofrecía un importante premio económico al ganador. El tramo comenzaba en Green Bay y terminaba en Madison, con dos vehículos compitiendo en la carrera. Estas máquinas recibieron el nombre de las ciudades donde se construyeron: el Green Bay y el Oskosh.

En un libro escrito en 1878 por Richard Backus, titulado The Great Race, se detalla lo sucedido ese día. Esto inspiró claramente a otros a intentar construir vehículos que pudieran recorrer distancias bastante largas a velocidades constantes, lo que, en efecto, llevó a la creación de las carreras de coches. Con los avances tecnológicos que empezaron a surtir efecto, la competición crecería exponencialmente.

Cuando se construyeron los primeros automóviles con motor de gasolina, esto hizo que aumentara la curiosidad por los vehículos de carreras. El 28 de abril de 1887, el director de una publicación parisina llamado Monsieur Fossier organizó una carrera de 1,2 millas desde el puente de Neuilly hasta el Bois de Boulogne. Georges Bouton, que representaba a la empresa De Dion-Bouton, ganó la carrera con un coche que él mismo ayudó a construir. El único problema de la victoria de Bouton es que era la única persona en la carrera.

Cuatro años más tarde, en 1891, Auguste Doriot y Louis Rigoulot, de Peugeout, corrieron con un cuadriciclo de tipo 3 en una carrera de bicicletas con motor de gasolina de París a Brest, y de vuelta a París. Este fue un acontecimiento sísmico en la época, ya que se cree que dio lugar a un mayor interés por registrar las velocidades y las distancias. Apenas tres años después, las carreras de automóviles tendrían su primera competición de la historia.

f1 historia

La “primera competición automovilística de la historia”

Se atribuye a una revista parisina, Le Petit Journal, la creación de la primera competición automovilística del mundo, el 22 de julio de 1894. El lugar de salida, como era de esperar, fue París y la línea de meta terminó en Rouen. Se cree que Le Petit Journal utilizó la carrera para dar publicidad a la revista, ya que el director de la revista anunció la competición como un concurso de carros sin caballos. Ciertamente, hemos avanzado mucho.

En la carrera participaron 102 personas, que pagaron una cuota de 10 francos para inscribirse en el evento. Ese día, 69 vehículos tomaron parte en lo que iba a ser una prueba clasificatoria de 31 millas para ganar un puesto en la prueba principal de 79 millas de París a Rouen. De los 69 participantes, 25 obtuvieron una plaza en la carrera final, en la que los aficionados se codeaban con fabricantes de automóviles consolidados, como Peugeot y Panhard. La carrera, que partía de la Porte Maillot y terminaba en el Bois de Boulogne, tenía una gran expectación.

El primero en llegar a Rouen fue el Conde Jules-Albert de Dion, tras 6 horas y 48 minutos. La velocidad media del conde fue de 19 km/h, lo que parece haberle hecho ganar la carrera con 3 minutos y 30 segundos de ventaja sobre el segundo clasificado, Albert Lemaître, de Peugeot. Sin embargo, los ganadores de la carrera fueron declarados como Peugeot y Panhard, ya que los vehículos de la carrera se juzgaron en función de factores como la velocidad, el manejo y la seguridad. Dion había utilizado un fogonero, lo que le descalificó para ganar.

fórmula 1 F1 historia

La carrera del Día de Acción de Gracias del Chicago Times-Herald

Cuando los historiadores de las carreras hablan de la primera competición automovilística organizada en Estados Unidos, la carrera del Chicago Times-Herald del Día de Acción de Gracias tiende a serlo. Fue el 28 de noviembre de 1895 cuando se celebró la carrera, con un recorrido de 54 millas desde el sur hasta el norte de Chicago (y luego de vuelta). El ganador, Frank Duryea, tardó 7 horas y 53 minutos en superar a la competencia.

La temprana contribución de Francia a la Fórmula 1

Se puede decir que los franceses dominaban prácticamente las carreras de automóviles a finales del siglo XIX y principios del XX. En la “Semana de la Velocidad”, considerada como el primer evento regular en Niza, se celebraron muchas variantes diferentes de carreras de coches, incluyendo la que es la primera carrera de aceleración del mundo, a pesar de estar clasificada como una carrera de velocidad en ese momento. Francia contaba con ingenieros y fabricantes superiores, lo que no era de extrañar para la época.

En 1899, el millonario propietario del New York Herald, James Gordon Bennett Jr., regaló al Automobile Club de France (ACF) un trofeo con el fin de crear una competición automovilística entre naciones. Esta competición internacional marcaría la primera vez que las carreras de automóviles se consideraban un verdadero deporte entre varios países, lo que, en efecto, pondría en tela de juicio la superioridad francesa en este campo.

En esta época, el interés por las carreras nunca había sido tan popular. La ACF organizó entonces numerosas carreras internacionales por toda Europa, que gozaban de gran popularidad en aquella época. Sin embargo, cuando Marcel Renault perdió la vida en la carrera París-Madrid -que se cobró nueve vidas en total-, el gobierno francés prohibió las carreras de coches, lo que amenazó el futuro del incipiente deporte.

Continúan las ambiciosas carreras internacionales

Sin embargo, Francia no había acabado con las carreras de coches, y la prohibición de este deporte era, como mínimo, poco estricta. En 1907, la carrera de Pekín a París devolvió la atención a este deporte. Se recorrieron más de 9.317 millas en la carrera de cinco coches, que finalmente ganó el príncipe Scipione Borghese de Italia. Había conducido un modelo Itala de 7.344 cc y 35/45 CV. La contribución de Italia a las carreras y a la ingeniería prosperaría a partir de entonces.

En 1908 se celebró la gran carrera de Nueva York a París, con un total de seis equipos que representaban a Francia, Alemania, Italia y EE.UU. Sólo tres equipos llegaron a la meta en París, y el Thomas Flyer estadounidense, conducido por George Schuster, ganó la epopeya de 169 días y 22.000 millas. Una vez más, esto atraería a más y más observadores curiosos, lo que impulsaría un mayor interés por las carreras de coches.

La contribución británica

Los historiadores de las carreras señalan a Brooklands, en Surrey, como el primer lugar de competición automovilística construido exclusivamente para las carreras de coches como deporte. Con una pista de hormigón de 2,75 millas, curvas peraltadas y un estilo revolucionario, Brooklands fue una declaración de intenciones de los británicos, deseosos de alcanzar a sus homólogos franceses. Con la aparición de la Primera Guerra Mundial, Brooklands también sirvió de lugar para una fábrica de aviones y un aeródromo.

A pesar de que la pista cerró debido a los daños sufridos durante la Segunda Guerra Mundial, los británicos habían progresado lo suficiente en los deportes de motor como para que no importara demasiado. El Imperio Británico tenía territorios de gran alcance en todo el mundo, y uno de ellos, la India, acogió su primera carrera en 1905. Esta carrera, organizada por la Unión de Motores de la India Occidental, era una carrera de Delhi a Bombay que se extendía por 810 millas.

fórmula 1 historia

El Gran Premio de 1906

Los historiadores del automovilismo coinciden casi unánimemente en la importancia que tiene el Gran Premio de 1906 en la F1 historia. El nombre oficial de la carrera fue Grand Prix de l’Automobile Club de France de 1906. La carrera se celebró los días 26 y 27 de junio en los alrededores de la ahora famosa ciudad de Le Mans. El ACF creó el evento, junto con figuras clave de la industria automovilística del país.

Según los escritos de la época, las carreras de Gordon Bennett se consideraban demasiado exclusivas para muchos en la industria automovilística francesa. El Gran Premio promovería una competencia más amplia al negarse a limitar los participantes de cualquier país. La pista de 64,11 millas era esencialmente una serie de viejas carreteras que habían sido recubiertas con alquitrán. Los competidores darían seis vueltas a la pista cada día, con lo que la distancia total recorrida sería de 769,36 millas.

Ferenc Szisz, de Renault, ganó la carrera, y Felice Nazzaro, de FIAT, quedó en segundo lugar. Albert Clément, al volante de un Clément-Bayard, fue tercero. La carrera también contó con un ingenioso diseño del fabricante de neumáticos Michelin. Dado que los pinchazos eran habituales en las carreras, el fabricante creó una llanta desmontable que ya llevaba un neumático adherido y que ahorraba tiempo a la hora de sustituir el original.

La carrera fue un éxito rotundo por varias razones. La industria automovilística francesa se alegró de que el fabricante de automóviles Renault, vencedor, viera aumentar las ventas de sus vehículos, mientras que los medios de comunicación también prestaron gran interés. De hecho, el Gran Premio fue un éxito tan grande que se repetiría al año siguiente y también animaría a Alemania a crear un Gran Premio propio.

historia de la fórmula 1

Los años 20 y la evolución de las carreras de coches

Con una mayor exposición, una mayor organización y los desarrollos de ingeniería posteriores a la Primera Guerra Mundial, se produjeron cambios drásticos en este deporte. La introducción de reglas más refinadas formó parte de la evolución de las carreras de coches en su conjunto. La primera salida masiva de la historia, por ejemplo, entró en vigor en el Gran Premio de Francia de 1922. Unos años más tarde, la muerte de Tom Barrett llevó a la eliminación de los mecánicos de conducción.

Alfred Neubauer, que dirigía el equipo Mercedes-Benz, introdujo las banderas y las tablas en la Solituderennen de 1926. Se produjeron más avances en los coches y en la forma en que se desarrollarían las carreras. En el Gran Premio de Mónaco de 1933, los puestos en la parrilla se redujeron al tiempo de clasificación. Anteriormente, el lugar de salida de los coches era aleatorio, lo que dio lugar a un mayor énfasis en la clasificación en su conjunto.

Además, el reglamento establecía que los competidores debían conducir con coches pintados según los colores internacionales. Hoy en día, cuando pensamos en el rojo de Ferrari y el blanco de Mercedes, creemos que esos colores son aleatorios. De hecho, Italia siempre corría de rojo, Francia de azul, Gran Bretaña de verde y Alemania de blanco. Esto fue así hasta que Alemania dejó de pintar sus coches por motivos aerodinámicos.

Historia de los autos de carreras

Los años previos a la Segunda Guerra Mundial

Francia disfrutó de la mayor parte del botín hasta la aparición de Alfa Romeo y Maserati de Alemania a finales de la década de 1920. El periodo de dominio francés se vio aún más desafiado cuando el partido nazi de Alemania presionó para que Mercedes y Auto-Union recibieran más fondos para ayudarles a establecer a Alemania como el mayor productor de vehículos del mundo.

Los fondos adicionales ayudaron, sin duda, a que ambos fabricantes alemanes se pusieran al día a mediados y finales de la década de 1930. Habiendo ganado la mayoría de los Grandes Premios en un periodo de cuatro años, habían establecido al país como el más destacado en las carreras de coches. Los coches eran ahora más refinados y estaban mejor construidos, con motores de 8 a 16 cilindros sobrealimentados que funcionaban con alcohol.

Las carreras de esta época formaban parte del Campeonato Europeo, que incluía carreras de Gran Premio en los principales países. La Segunda Guerra Mundial estalló en 1939, lo que puso fin a las carreras con la misma capacidad hasta el final de la guerra. El desarrollo posterior de los motores sobrealimentados hizo que surgieran aún más normas y reglamentos para cubrir el desarrollo de las carreras de automóviles europeas. Esto llevaría al nacimiento de la Fórmula 1.

Pirelli

El nacimiento de la Fórmula 1

En 1946, la Commission Sportive Internationale (CSI) de la FIA definió la Fórmula 1. Un conjunto estandarizado de reglas -que se denominó “Fórmula Internacional”- también creó otros dos niveles que acabarían convirtiéndose en la Fórmula 2 y la Fórmula 3. La cilindrada del motor fue el tema principal de los debates, ya que las mentes más brillantes del deporte pretendían crear una paridad entre los coches sobrealimentados y los no sobrealimentados.

En 1946, Achille Varzi, de Alfa Romeo, ganó el Gran Premio de Turín, celebrado el 1 de septiembre de ese año. Esta fue la primera carrera disputada con el nuevo reglamento. La tendencia de que los coches italianos fueran los más exitosos en la pista continuaría, con numerosos pilotos de éxito de la posguerra también procedentes de Italia. La aparición de Alberto Ascari y Juan Manuel Fangio dio paso a una nueva generación de pilotos.

Como se puede intuir a partir de este momento, las cosas iban a cambiar radicalmente en el automovilismo europeo. El optimismo de la posguerra parecía extenderse realmente a la Fórmula 1, y los países volvieron a competir entre sí en la pista de carreras en lugar de en el campo de batalla. Se había establecido una nueva era, aunque la idea de la Fórmula 1 tardaría unos años en hacerse realidad.

primer y segundo coche

El lanzamiento del Campeonato Mundial

En 1950, la FIA anunció el Campeonato Mundial de Pilotos. El campeonato constaría de los seis principales Grandes Premios europeos, además de las 500 millas de Indianápolis en Estados Unidos. Siguiendo la tendencia de los años anteriores, los fabricantes italianos dominaron por completo los primeros años del campeonato. Con Alfa Romeo, Ferrari y Maserati, parecía que Italia no podía equivocarse.

En la vecina Francia, Talbot se consideraba el fabricante más fuerte capaz de plantar cara a los italianos. Al otro lado del canal, la británica BRM también se consideraba competidora, aunque nadie podía acercarse al talento y el arte que emanaba de Italia. Alfa Romeo ganó todas las carreras excepto una en el campeonato de 1950, las 500 millas de Indianápolis (que no se ajustaban al reglamento de la Fórmula 1).

Los fabricantes europeos no respetaron las 500 Millas de Indianápolis y se eliminaron del campeonato tras la temporada de 1960.

primera carrera

Fórmula 1 historia en la década de 1950: La revolución de Ferrari

La victoria de Juan Manuel Fangio de Alfa Romeo en 1951 con el 159 hizo que muchos alabaran la gran potencia de los motores del fabricante. El motor del 159 tenía una potencia de 420 CV (310 kW). El único problema era el precio, algo que no pasó por la cabeza del ya legendario Enzo Ferrari. Ferrari tuvo la previsión de que su motor de 1,5 litros sobrealimentado no era sostenible para el futuro.

Si había que exprimir más potencia del motor, esto requeriría un mayor consumo de combustible. Naturalmente, esto supondría una pérdida de tiempo en las paradas en boxes, lo que también significaría el fin del motor. Ferrari respondió presentando el V12 375 de 4,5 litros con aspiración normal. El consumo de combustible se reduciría drásticamente, lo que supondría una gran ventaja para el fabricante frente a Alfa Romeo.

Ferrari, tras introducir el nuevo coche en el campeonato hacia el final de la temporada de 1951, lanzó el guante a Alfa Romeo. Y funcionó, ya que esta última no pudo conseguir la financiación del gobierno italiano para construir un nuevo coche. Sin más remedio, se retiraron del campeonato. El fabricante más fuerte se había retirado, y con la escasa competencia de otros lugares, Ferrari sería intocable.

progreso de la carrera

La FIA anuncia un gran cambio

Teniendo en cuenta la empresa de Ferrari y el hecho de que la FIA había anunciado que los motores atmosféricos de 2,5 litros se introducirían en 1954, el campeonato quedó efectivamente desordenado durante dos años. Con el reglamento de la Fórmula 1 a punto de cambiar, a ningún fabricante se le ocurriría invertir dinero en la producción de un nuevo coche para sólo dos años. El reglamento de la Fórmula 2 se puso en marcha durante los dos años que faltaban para 1954.

A Alberto Ascari, de Ferrari, no le importó, ya que condujo un 500 ligero de 4 cilindros para ganar el campeonato en el 52 y el 53. En 1954, se restableció el reglamento de la Fórmula 1. El motor atmosférico de 2,5 litros hizo que Lancia y Mercedes-Benz entraran en escena, y Ascari se pasó a Lancia y Fangio a Mercedes-Benz. Esto supondría otro gran cambio para la Fórmula 1.

La tragedia de Le Mans

Con Mercedes Benz, que contaba con el mejor piloto del mundo en el asiento de su monoplaza, las cosas iban realmente bien para los alemanes. Los coches eran una especie de obra maestra para la época, con características increíbles como válvulas desmodrómicas, inyección de combustible y una carrocería “aerodinámica” sin igual. Desde la primera carrera del campeonato, estaba claro que estaban a la cabeza.

Un trágico incidente provocado por uno de sus coches en Le Mans, en el que perdieron la vida 83 personas, hizo que Mercedes abandonara el campeonato durante cuarenta años. Esta temporada sufriría otra tragedia cuando el Lancia de Ascari se estrelló en el puerto de Mónaco, sólo para que el piloto fuera sacado con vida. Cuatro días después, el piloto moriría mientras probaba un coche. Lancia también se retiró de la Fórmula 1, pasando todo lo que tenía a Ferrari.

Todo, desde sus coches, motores y conocimientos, fue heredado por Ferrari. 1956 pasaría a los libros como el año de Ferrari, con Fangio consiguiendo el cuarto campeonato de su carrera. Al año siguiente, Fangio ganaría su quinto campeonato (para Maserati), estableciendo un récord que duraría 46 años en total.

El final de los años 50

En 1958, se prohibió compartir coches durante una carrera. Esta práctica marcaría un nuevo enfoque de la Fórmula 1 y precedió a otra serie de normas que también se pusieron en marcha ese año. Se introdujo el AvGas en los coches en lugar de los combustibles de alcohol, lo que supuso un gran avance para el deporte. Además, las carreras se redujeron de 500 km o tres horas a 300 km o dos horas.

El británico Stirling Moss ganó el primer campeonato de su carrera -y el primero ganado por un británico- con un coche de F1 con motor trasero. Sólo pasaron dos años antes de que todos los vehículos de la Fórmula 1 adoptaran este diseño.

F1 historia en la década de 1960: Motores más grandes, más rápidos, más fuertes…

A principios de la década de 1960, la Fórmula 1 era tan competitiva como siempre. Los diseños británicos más destacados, como el coche con motor trasero, proporcionarían un poco más de interés al periodo de dominio italiano. La victoria de Moss ciertamente había dado a Ferrari un poco de alimento para la reflexión. El comienzo de la década trajo consigo muchos cambios, aunque a veces parecían un poco dispersos.

Los británicos Lotus, Cooper, BRM -y un poco más tarde, McLaren Tyrell y Williams- estaban marcando la tendencia de crear equipos para construir coches superiores. Esto se consideraba revolucionario en la época y era sin duda una amenaza para Ferrari y el statu quo de la Fórmula 1. En 1961, la Fórmula 1 anunció la introducción de la fórmula de motores de 1,5 litros en un esfuerzo por reducir las velocidades. El campeonato volvía esencialmente a la Fórmula 2, una vez más.

Al año siguiente, Lotus presentó su chasis monocasco de aluminio, que todavía se considera uno de los avances más importantes en la historia de Fórmula 1. El diseño tomó el relevo del chasis espacial e inmediatamente llamó la atención de todo el mundo del deporte. Graham Hill ganó el campeonato en ese año, pero Lotus estaba en algo, como demostrarían las siguientes temporadas.

Jim Clark ganaría 2 títulos en 3 años con Lotus. Otro cambio llegó con el Lotus 33, aunque las cosas no funcionaron tan bien como el fabricante esperaba. Ferrari funcionaba a toda máquina (juego de palabras no intencionado), y el título sería recuperado por Ferrari y John Surtees. Honda, el primer fabricante japonés en la F1, tuvo una campaña para olvidar en su temporada inaugural.

un coche en la pista

La fórmula del motor de 3 litros

En 1966, el campeonato adoptó la fórmula de los motores de 3 litros, lo que allanó el camino para que se produjeran aún más avances en el campo de la fabricación. Ferrari vio cómo su piloto estrella, Surtees, abandonaba la empresa a mitad de temporada tras una disputa con la dirección. Los coches tenían más potencia, pero muchos eran demasiado pesados para competir, lo que llevó a una serie de desarrollos decepcionantes entre los constructores rivales.

Al año siguiente, el Gran Premio de Alemania fue el primero en ser televisado en color, lo que supuso una serie de nuevas oportunidades publicitarias para los equipos. En 1968, los coches de Lotus fueron marcados con el logotipo de Imperial Tabacco, lo que llevó a una apertura masiva de acuerdos de patrocinio. El éxito comercial de la Fórmula 1 no había hecho más que empezar, y con más dinero llegarían mayores avances tecnológicos.

La experimentación continuó a lo largo de los últimos años de la década de 1960. La última gran tragedia de la década se produjo cuando el antiguo doble campeón del mundo de F1, Jim Clark, perdió la vida en una carrera de F2. Esto condujo a una fuerte inversión en la seguridad de los coches y a garantizar que los pilotos estuvieran lo más protegidos posible.

coches de carreras verdes

Historia de la Fórmula 1 en la década de 1970: Bernie Ecclestone y el primer Gran Premio de Asia

El piloto estrella de Lotus, Jochen Rindt, perdió la vida durante la clasificación del Gran Premio de Italia de 1970. Rindt fue una de las estrellas de ese año y lideraba el campeonato antes de su muerte. Al final de la temporada, Rindt fue declarado ganador, convirtiéndose en el único hombre que ha ganado el Campeonato Mundial de F1 a título póstumo. La muerte de Rindt reavivó el debate sobre la seguridad de los pilotos.

En 1973, en el Gran Premio de Canadá se utilizó por primera vez el coche de seguridad. A partir de entonces se convirtió en un elemento permanente. Ese mismo año, Lotus parecía tener el fuego en sus manos tras su victoria en el campeonato de 1972. El ganador, Emerson Fittipaldi, se convirtió en el campeón más joven de la Fórmula 1 historia, para sorpresa de muchos aficionados y críticos.

Ese mismo año, Francois Cevert murió en un accidente en el Gran Premio de Estados Unidos en Watkins Glen. El francés se había estrellado durante los entrenamientos del sábado. Los pilotos de Tyrell se retiraron del campeonato y Lotus fue declarado ganador, por segundo año consecutivo. Fittipaldi se trasladó a McLaren, citando su deseo de ser el piloto principal de un equipo para inspirar el cambio desde Lotus.

carreras de fórmula 1 historia

Ferrari reaparece

En 1974, McLaren, con Fittipaldi a la cabeza, ganó el campeonato en una temporada muy reñida. Volvía a haber esperanza para Ferrari, que había tenido un rendimiento increíble en comparación con la temporada anterior. Ferrari se hizo con el Campeonato de Constructores de 1975 a 1977, marcando el resurgimiento de la antigua potencia italiana. Su declaración de intenciones sería algo en lo que basarse a medida que la década comenzaba a cerrarse.

En 1976 se celebró el primer Gran Premio de la historia en Asia, lo que abrió un abanico aún mayor de oportunidades, en el sentido comercial. También parecía indicar que la Fórmula 1 había vuelto a superarse a sí misma y estaba preparada para otro cambio radical. En 1977, el innovador coche turboalimentado de Renault se sumó a esta sensación de cambio. Los experimentos de Lotus no hicieron sino consolidar la idea de que las cosas iban a cambiar de nuevo.

La era del efecto suelo

Como se puede deducir a estas alturas, Lotus estuvo a la vanguardia de muchos de los principales avances tecnológicos de la Fórmula 1 durante la última década. El Lotus 78 llevó las cosas un paso más allá con su diseño de pilar lateral con perfil de ala. Los sidepods estaban sellados al suelo, generando más carga aerodinámica con mucha menos resistencia. Su diseño fue una parte clave de las cinco victorias de Lotus en la temporada de 1977.

Al año siguiente, Bernie Ecclestone tomó el timón como presidente de la Asociación de Constructores de Fórmula 1 (FOCA). Con la participación de Eccelstone, las cosas volverían a cambiar para la Fórmula 1. Una de las cosas más irónicas que sucedieron en esta época fue el coche médico, que se introdujo por primera vez golpeando un bordillo en la pista antes de rebotar en el aire.

La innovación, la nueva presidencia y la formación de la Fédération Internationale du Sport Automobile (FISA) cerraron una de las décadas más interesantes de la existencia de la F1. A medida que se acercaba la década de 1980, la F1 iba a ser aún más refinada y mucho más avanzada de lo que nadie había previsto.

bandera de salida y de llegada

Historia de Fórmula 1 en la década de 1980: La era del turbocompresor

Mientras que los años 70 se consideraron los días de gloria de la F1, la década de los 80 iba a ser un éxito. Con la llegada de la nueva década, muchos consideraron que el deporte había alcanzado su punto álgido y que no se podía hacer nada más para mejorar las innovaciones de la época. Los diez años siguientes serían cruciales para el deporte del automóvil, y la Fórmula 1 cosecharía la mayor parte de los beneficios de la excelencia y la precisión de la ingeniería.

La década de los 70 iba a quedar en la sombra de esta nueva era del motor turboalimentado. Los grandes nombres como Renault, BMW, Ferrari, Porsche y Honda tendrían que involucrarse en esta nueva etapa de evolución. Lo que no se esperaba era la revisión radical de los coches. La F1 se despidió del aluminio y McLaren lanzó el guante con su MP4-1, recién salido de la fibra de carbono.

La financiación de esta nueva revolución fue el apoyo de los patrocinadores a los equipos. Esto llevó a una revisión completa del patrocinio y la parte comercial del deporte, con más dinero detrás de los grandes jugadores que llevarían las cosas a un nivel completamente nuevo. Esto funcionó ciertamente para el equipo más destacado de la década, McLaren. La entrada de Rob Dennis facilitó mucho las cosas para el equipo británico y sus resultados a lo largo de la década de 1980 lo demostrarían.

muchas ruedas de coche

El Gran Premio de Austria de 1984

La primera carrera en la que se utilizaron coches turboalimentados fue el Gran Premio de Austria de 1984. La carrera sentó las bases para el inicio de una nueva era en la F1. Era de los turbos de los años 80 estaba en pleno apogeo, trayendo consigo potencia a un nivel completamente nuevo. Era la F1 con esteroides, si los esteroides no sólo eran legales, sino que se fomentaban, estaban disponibles y todo el mundo los consumía.

Aunque los bajos con efecto suelo estaban prácticamente prohibidos en 1983, esto no importaba realmente cuando la potencia estaba en la cima del árbol. La trágica muerte de Gilles Villeneuve en 1982 en el potente Ferrari 126C2 demostraría al mundo que la combinación de esta potencia bruta y desenfrenada con la carga aerodinámica era, como mínimo, peligrosa. Este trágico episodio fue, como muchos de los sucesos trágicos anteriores, decisivo para la evolución de la Fórmula 1.

¿El mejor coche de todos los tiempos?

Hay una razón por la que el McLaren-Honda MP4-4 es tan venerado por los aficionados a la Fórmula 1. Se trata de una máquina excepcional que es, sencillamente, el mayor logro de la historia del campeonato. En 1988, el coche ganó al equipo todas las carreras de la temporada, excepto una, que se debió a un accidente en el Gran Premio de Italia. Gerhard Berger ganó esa carrera, y la dedicó al pionero y leyenda recientemente fallecido, Enzo Ferrari.

Ayrton Senna y Alain Prost estuvieron a punto de completar una barrida limpia. Senna consiguió el primero de sus títulos mundiales y uno de los cinco que McLaren ganaría en la década. El coche sigue siendo recordado hasta hoy por su increíble diseño y potencia. Simbolizó lo que muchos consideran la edad de oro de la F1. La década ciertamente abrió muchas de las puertas para llevar a la Fórmula 1 a la vanguardia de las carreras en los años venideros.

La década de 1980 fue la era de la potencia pura en la pista y fuera de ella. Con más peso financiero, motores más rápidos, mejores coches y un mundo de oportunidades impulsado por el interés comercial, la década de los 90 tendría que superar lo que había venido antes.

inspección de coches de f1

La década de 1990: La muerte de Senna y la aparición de Schumacher

La década de los noventa comenzó como había terminado la de los ochenta: Senna seguía siendo el rey y parecía que seguiría siéndolo mientras siguiera en activo. Senna se proclamó campeón de forma consecutiva en 1990 y 1991, y McLaren-Honda envió un fuerte mensaje al mundo sobre sus intenciones para la década. Con el regreso de Renault a la F1 en 1989 -y su asociación con Honda y Adian Newey- su dominio se vio amenazado.

El piloto británico Nigel Mansell demostró lo revolucionario que podía ser el FW14 de Williams, que contaba con toda una serie de características impresionantes, como la mejora de la dirección, la tracción y la conducción activa. Británico se hizo con la corona en 1992, anunciando a Williams como una fuerza real a tener en cuenta. El FW14 era ahora el abanderado de la F1 y había una cola de pilotos que querían probar el elegante y explosivo coche.

Un piloto que estaba claramente interesado en abandonar el barco era Senna, que había estado en desacuerdo con los jefes de McLaren. Se habló de que Senna estaba pensando en pasarse a la IndyCar, pero también había coqueteado con Williams, afirmando que renunciaría a sus honorarios para fichar por el equipo británico. Sin embargo, tras la marcha de Mansell, Prost ficharía por Williams en 1993, tras ser despedido por Ferrari.

Prost ganó el campeonato de 1994 con el FW15C y se retiró del deporte. Senna tomó el relevo en 1994, uniéndose a Williams en una asociación que parecía ser tan buena como el oro.

historia de las carreras de fórmula 1

El curioso caso de Benneton

Las cosas no fueron tan fluidas como muchos habían imaginado para Senna y Williams. Con los nuevos desarrollos llegó el FW16, que resultó ser un coche difícil de conducir, incluso para el piloto estrella de la F1. Senna parecía sentirse frustrado con el coche y, al mismo tiempo, echaba frecuentes miradas por encima del hombro al nuevo alumno estrella del deporte, Michael Schumacher.

El alemán Schumacher conducía lo que muchos consideraban un coche ilegal, el Benetton-Ford B194. A diferencia del FW16, que había perdido la mayor parte de la electrónica significativa tras las normas de seguridad que se habían introducido. Las ayudas al conductor estaban fuera de juego, y los motores sobrealimentados también eran ilegales. Dado que las velocidades habían mejorado drásticamente desde la última víctima mortal de la F1 en 1986 (Elio de Angelis), el deporte volvía a ser peligroso.

A pesar de que la electrónica también fue prohibida, la FIA descubrió que el B194 de Schumacher tenía un sistema de lanzamiento oculto en el software del coche. Sin embargo, no hubo forma de demostrar que fuera intencionado o que se hubiera utilizado. Un incendio en los boxes de Benneton llamó aún más la atención ese año, lo que hizo que muchos otros equipos se taparan la nariz al sospechar que algo no iba bien. El B194 era simplemente imbatible, o eso parecía.

La muerte de Ayrton Senna

Durante la clasificación del Gran Premio de San Marino de 1994, Roland Ratzenberger perdió la vida trágicamente. La muerte fue la primera en la F1 en ocho años, pero no sería la última. Al día siguiente, el FW16 de Senna se salió de la pista y una de las horquillas de la rueda delantera desprendida le atravesó el casco. Senna fue la segunda muerte en dos días para la F1, lo que marcó el periodo más oscuro de la historia del deporte.

Lo que hizo que la muerte de Senna fuera aún más difícil de digerir para muchos fue su supuesta creencia de que estaba persiguiendo lo que él creía que era un coche ilegal (el B194). ¿Se arriesgaba el brasileño para intentar alcanzar a Schumacher, o eran sólo los rumores de unos compañeros y aficionados claramente angustiados y devastados?

El despiadado Schumacher demuestra un punto

Aunque Schumacher era un piloto muy motivado y profesional, muchos se quedaron con la boca abierta al ver lo despiadado que podía ser. Tras la muerte de Senna -y el arreglo del FW16 en B-spec- Damon Hill estuvo a punto de arrebatarle el campeonato a Williams. Hill, a sólo un punto de su rival alemán al llegar a la última carrera en Australia, confiaba en poder conseguir su primer título.

Schumacher, también en busca de su primer título, entabló una amarga rivalidad con el inglés, tanto dentro como fuera de la pista. La culminación de este cara a cara hizo que Schumacher sacara a Hill de la carretera en el último Gran Premio de la temporada, consiguiendo así su primer título. Schumacher consiguió su primer campeonato, aunque su acto de sabotaje, aparentemente intencionado, no fue bien recibido por los aficionados, ni por Hill.

Schumacher también ganaría el campeonato en 1995, ahora con Renault. Ferrari había visto claramente lo suficiente del maestro alemán como para asegurar su talento. Los italianos creían que era el hombre para rejuvenecer a los antiguos gigantes y los años 2000 demostrarían que habían tomado la decisión correcta. Hill conseguiría su primer título en 1996, y Jacques Villeneuve ganaría en 1997.

¿El maestro subestimado de los 90?

Un hombre que ciertamente no recibe el crédito que merece por sus esfuerzos en la década de 1990 es Adrian Newey. El diseñador británico fue el cerebro de los coches que ganaron seis de los Campeonatos de Constructores y Pilotos de la década.

fórmula 1 inflexión de la cercha

Los años 2000: El genio de Schumacher

Era de esperar que Michael Schumacher ganara la primera carrera del nuevo milenio. Es aún más apropiado que esta victoria se produjera en la carrera en la que ganó su primer campeonato, el Gran Premio de Australia. El alemán fue sencillamente imbatible en esta época, ganando cinco campeonatos consecutivos, estableciendo un récord que tardará en batirse. Aunque el éxito de Schumacher se desvanecería ligeramente, ganó el campeonato de 2009.

Se dice que Ferrari pagó a Schumacher 60 millones de dólares en sus dos primeros años para que se uniera al equipo. Según los informes, era el deportista mejor pagado de la época. El éxito de Ferrari parecía indicar que su inversión era muy acertada. Aunque los cambios en las reglas y en los neumáticos en 2005 ciertamente pusieron fin a su período de dominio durante un par de años, no había duda de que todavía tenía talento.

Como Schumacher había surgido en las trágicas circunstancias de la muerte de Senna, el alemán era ahora testigo de cómo un nuevo talento desafiaba su leyenda. Fernando Alonso ganó títulos consecutivos en 2005 y 2006, y al año siguiente surgió una nueva superestrella en ciernes, Lewis Hamilton. Kimi Räikkönen devolvió el título a Ferrari, aunque parecía que su corazón no estaba realmente en ello después de eso. Sin embargo, Hamilton estuvo a punto de conseguir ese título.

Hamilton ganaría el campeonato de pilotos al año siguiente representando el renacimiento de McLaren, y su compatriota Jenson Button se llevaría la corona de 2009 con Brawn GP. Su doble difusor parecía ser el billete que Brawn necesitaba para reclamar la corona, aunque había un nuevo talento emergiendo en la asociación Red Bull-Sebastian Vettel.

un coche en el césped

Los de 2010: Vettel se convierte en el campeón más joven de la historia

Red Bull ganó su primer Campeonato de Constructores en 2010, poniendo fin a una emocionante temporada llena de giros. Sebastian Vettel, que se coronó con una victoria en la última carrera de la temporada, se convirtió en el campeón más joven de la Fórmula 1 historia en 60 años. La última carrera de la temporada, el Gran Premio de Abu Dhabi, contaba con tres auténticos aspirantes a la corona al inicio de la carrera.

El compañero de equipo de Vettel, Mark Webber, Fernando Alonso, de Ferrari, y Lewis Hamilton, de McLaren, se alinearon para intentar alcanzar la gloria. Schumacher -que había salido de su retiro tras un paréntesis de tres años- también haría acto de presencia con Mercedes. En definitiva, la temporada se saldó con un éxito rotundo, a pesar de los cambios en el sistema de puntos y de las distintas normativas.

Vettel lanza el guante

En 2011, Vettel defendió su título con Red Bull, con una victoria en el Gran Premio de Japón. La temporada contó con cinco campeones del mundo distintos en la parrilla y también fue memorable por el primer Gran Premio de la India y la cancelación del Gran Premio de Bahréin. Al año siguiente, Vettel consiguió tres victorias consecutivas y Red Bull-Renault se hizo con el Campeonato de Constructores.

2012 fue una temporada de récord en muchos aspectos. Seis campeones del mundo participaron en el campeonato ese año, con Vettel, Fernando Alonso, Jenson Button, Lewis Hamilton, Kimi Räikkönen y Michael Schumacher, todos ellos en la temporada. En 2012 también hubo polémica con la supuesta infracción de Vettel con bandera amarilla que amenazaba su Campeonato del Mundo, aunque se resolvió y mantuvo su título.

Vettel ganó su cuarto Campeonato de Pilotos consecutivo en 2013, y Red Bull-Renault volvió a llevarse el Campeonato de Constructores. Ese año fue la última vez que se utilizó el motor V8 de 2,4 litros, con el V6 turboalimentado de 1,6 litros tomando el relevo en 2014. Lewis Hamilton aprovecharía la situación para llevarse el título en 2014 con Mercedes, repitiendo el doblete Hamilton-Mercedes al año siguiente.

foto de carrera monocromática

El cierre de la década de 2010

En 2016, Nico Rosberg fue el campeón, y Mercedes volvió a ganar el Campeonato de Constructores. La parrilla se amplió a 22 coches en 2016, con la incorporación de Haas F1. Renault – que había estado ausente durante cuatro años- superó a Lotus para participar en el campeonato de constructores este año. El regreso del Gran Premio de Alemania amplió el calendario de carreras una vez más.

En 2017, Lewis Hamilton consiguió su cuarto campeonato, uniéndose a un ilustre grupo de pilotos en el proceso. Nico Rosberg se despidió de la F1 en esa misma temporada, retirándose en diciembre de 2016. El final de la década de 2010 fue testigo de una gran competencia entre pilotos y constructores, con una mayor tecnología y eficiencia en manos de los diseñadores. Pasará como una de las décadas más importantes de la historia de la F1, sin duda.

Conclusión

Aunque la fascinación del hombre por el automóvil ha provocado un hambre que nunca podrá satisfacerse del todo, hay un consuelo en saber que esta historia de amor nunca terminará. La Fórmula 1 ha estado a la vanguardia del automovilismo durante décadas, con casi cien años de historia pionera detrás de la formación del deporte de carreras más popular del mundo.

Con los grandes inventos llegaron las grandes tragedias, con los motores más rápidos llegaron los momentos de cautela, pero, sin la F1, el mundo seguramente se ralentizaría un poco. El deporte sigue evolucionando a una velocidad que a veces puede parecer abrumadora. Desde la era de los pilotos destacados hasta el desarrollo de coches más inteligentes e ingeniosos, el pasado nos dice que el futuro sólo puede mejorar. Y eso es lo que queremos.